Hace unos meses compré para mi Nikon D90 una funda de silicona negra, ideal para evitar suciedad y rayaduras en el cuerpo de la cámara. El tema es que esta funda tiene los botones sin pintar, lo que en algunas ocasiones complica ver la función de cada uno de ellos. La solución pasa por pintarlos.

Para pintarlos y dejarlos protegidos para que no se borren, me hecho varias pruebas con diferentes productos (todos los podéis encontrar en casa) y el mejor resultado ha sido: pintar los botones directamente con tempera de color (sin diluir) con un palillo, dejar secar un rato y eliminar el exceso con un palillo (cuidado, hay algunos botones mas complicados que otros, pero se pueden volver a repintar sin problema). Una vez los botones estén correctamente pintados y nos guste el resultado, solo falta aplicar (también con un palillo) y recubrir los botones pintados con pegamento del estilo "loctite". Y ya está!!!,...ahora los botones son mas visibles.

También os podéis aventurar con combinaciones de colores (al final yo he optado con el clásico blanco y algunos detalles en rojo, como la papelera)

Resultado final: