Aprovechando la hoguera de Sant Joan, una grabación hipnótica del fuego con la opción de alta velocidad de la Nikon J1.